Oportunistas despiadados a precios de saldo

Este soy yo.
Cómo me convertí en un Yonky del Seo
15 Abril, 2016
Marketing, leyes, 'el fisco', y la gata de Evaristo.
Marketing, leyes, ‘el fisco’, y la gata de Evaristo
20 Marzo, 2017
Ver todo
Oportunistas despiadados en SEO.

¿No es más cierto que en toda ciudad, comarca, población, pedanía o aldea de España, como dice el dicho “se cuecen habas”?, habas pero sin pelar son las que se han cocido en una cazuela algo precámbrica y/o arcáica en una situación que me ha sucedido no hace más de un par de meses, la cuál te quiero contar con mucha diplomacia y a modo de desahogo.

El caso es que hace aproximadamente 10 meses, una empresa con ubicación en un pequeño pueblo costero de Alicante dedicada a una vertiente de empresa de transportes, tuvo la gran idea de contratar mis servicios de posicionamiento web a través de mi agencia seo. Todo iba perfecto, los resultados llegaban rápidos con las keywords a las que atacaba, ya que el objetivo era posicionar a nivel local.

El dueño de la empresa muy agradecido de mi trabajo, tenía la gentileza de al menos llamarme cada quince días para elogiar mis logros, lo cual a mí, como decía uno que todas conocemos “me llenaba de orgullo y satisfacción” y se lo compensaba haciéndole más de una gracia extra (evidentemente respecto a trabajos de SEO; no te vayas a pensar nada que no proceda… jejeje), gracias que hacían llegar a posicionar en 1º posición de Google ni más ni menos que hasta 15 palabras clave, cuando éste me había contratado solamente 3. Y dirás, ¡eso no es una gracia, eso es un “regalico del señor!”… ¡Pues si!… “ un regalico del señor José Luis” como persona grata y agradecida, a la que meses después le pegaron “la patá en el culo by de face por ser bueno o un tanto Gili”.

“Una y no más Santo Tomás”

Cómo me dieron la patada en el culo.

¿Cómo me dieron “la patá al culo por la jeta”?

Ahora viene la parte que más intriga te ha generado y que te paso a realtar…

El buen hombre y gerente de la empresa, ese que tanto me agradecía mis logros obtenidos y por los que estaba generando nuevos clientes y por lo tanto más ingresos gracias a mis argucias siempre White hat SEO, un buen día me hizo la típica llamada rutinaria como venía dándose cada 2 semanas, pero esta vez era para transmitirme que tenía un trabajador (conductor de camión) que se hacía mentar como especialista SEM, a lo que me sugería que le proporcionara los accesos a la web de su empresa porque éste iba a empezar a llevarle el SEM a la misma. Hasta ahí todo perfecto, le proporcioné todos las credenciales y me olvidé del asunto. Si es cierto que a raíz de ello, pude verificar que la empresa de mi cliente aparecía al poco tiempo en los anuncios de Adwords.

Yo seguí trabajando el SEO para mi cliente y el susodicho conductor le gestionaba el SEM, ¡perfecto!, hasta que un buen día, como te indicaba al principio de este post, no hace más de 2 meses recibí de nuevo otra llamada de mi cliente en la que me alegaba que estaba muy agradecido de los resultados que había obtenido para su sitio web, pero que como su conductor se había apuntado a un curso de SEO online y ya lo dominaba, quería que dejara yo de gestionarle el SEO porque iba a empezar a gestionárselo su propio empleado bajo el epígrafe de Conductor de camiones.

La cosa manda huevos.

Al principio me entró la risa, pensaba que estaba de cachondeo, hasta que éste me soltó que como tenía empleado a este trabajador como conductor, le salía mucho más rentable que por las mañanas se dedicara a conducir y por las tardes le hiciera el SEO y el SEM para su empresa, ya que de este modo como igualmente le tenía que pagar la nómina todos los meses de conductor así “mataba 2 pájaros de un tiro” y se ahorraba el coste de mis servicios. Al escuchar esto “se me cayeron los huevos al suelo”…. Jajaja ¿Cómo te quedas? Porque yo flipé en colores.

Deducción personal y/o conclusiones

Mis conclusiones ante este caso tan surrealista son que el presunto aprendiz de SEO, en el momento en que se agenció de las credenciales del sitio web, “se quedó con toda la copla” de la optimización que yo le hice en su día de las metas en Yoast by SEO y pensó ¡coño esto es muy fácil!, ahora cojo, le como la oreja a mi jefe y le digo que yo le llevo el SEO, así él se ahorra una pasta con la agencia que se lo lleva y yo por las tardes no tengo que conducir, trabajo desde mi casa tocándome los huevos y él no controla lo que yo le hago a la web porque no entiende de estos temas.

¿A que te ha molado cómo se las gastan más de uno?

En otro post que publiqué en 2.015 ya tuviste la ocasión ver ver otra de las historias para no dormir, y en esta ocasión te acabo de contar esta experiencia de lo más “entrañable” que me ha ocurrido este pasado 2.016. Espero no tener que contarte ninguna otra historieta ni en 2.017 ni en ningún otro año más, cosa que dudo, pero date por seguro que si ocurriera serás el/la primer@ en saberlo.

¡Nos vemos! 😉

José L. Ghiloni
José L. Ghiloni
Español de pura cepa, consultor SEO, SEM y SM entre otras disciplinas del MarketingOnline. Alicantino y cabezón a más no poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *